Desde el punto de vista gastronómico el Fast Food es un punto negro dentro del mundo de la alimentación. Desde el punto de vista de la restauración es un negocio que va a más por ahorrar tiempo y dinero a los usuarios. Y hay otra manera de ver el Fast Food, más casero, que se nutre del  pan con tomate y unos espaguettis. En el lado opuesto está el concepto de Slow Food , que es el de la cultura del alimento, el de la conservación de las tradiciones culinarias y el hecho de dedicarle tiempo a la cocina y a conocer sus sabores.

Es por ello que Querida Carmen podría definirse también como un  Slow food en Fast food. Por un lado te trae lo mejor de nuestra gatronomía, pero fácil y rápido de preparar. El slow food no debería estar reñido con el fast food si la materia prima es de calidad, los ingredientes seleccionados y la precocción adecuada. Querida Carmen es 100% natural con lo cual no lleva aditivos, conservantes y potenciadores del sabor (tan peligrosos en el concepto Fast Food gastronómicos). Querida Carmen recupera nuestras recetas más tradicionales para que las difrutes en casa en un Cocer y Cantar.